Errores típicos que cometen las compañias al elegir un CRM

Los beneficios de implementar un software de gestión de relaciones con el cliente son tremendos. Le ayuda a aumentar las ventas, convertir contactos en clientes regulares, generar más clientes potenciales, y así sucesivamente.

Sin embargo, estos beneficios solo se vuelven reales cuando las empresas conocen cómo usar un software de CRM para su beneficio. Sí, la adopción de un software de CRM será una de las mejores decisiones que habrá tomado, pero solo si sabe cómo sacar el máximo provecho de ella.

A medida que continúe leyendo este blog, preste especial atención a los errores típicos que las empresas cometen al tratar de implementar este tipo específico de software y aprenda a evitarlos.

 

Seguir con los viejos hábitos

Los primeros errores que cometen la mayoría de las empresas son resistirse a deshacerse de sus viejos métodos y comenzar a utilizar una gestión de relaciones con los clientes. ¿Y sabes por qué hacen esto? Porque no son conscientes de cuán fácil es implementar uno.

La mayoría de las empresas (tanto las pequeñas como las grandes) siguen apegándose al método obsoleto de guardar y rastrear la información de sus clientes utilizando Excel porque no están conscientes del hecho de que pueden migrar fácilmente esos datos a un CRM casi al instante.

Ser resistente para dar el salto y adoptar una nueva tecnología que se ha desarrollado precisamente para ayudar al crecimiento de las empresas y mejorar las relaciones entre los clientes y los negocios, es un error horrible que afectará negativamente a su empresa en última instancia.

 

No tener una estrategia clara

Una gestión de relaciones con los clientes es una herramienta útil que las empresas utilizan para aumentar las ventas al convertir clientes potenciales en clientes y luego convertirlos en ventas regulares y potenciales durante todo el año.

Sin embargo, lo hacen apegándose a una estrategia comercial que planearon previamente. Sí, un CRM lo ayudará a alcanzar sus metas relacionadas con la venta y el dinero; sin embargo, no lo hará solo.

Debe integrar esta herramienta útil en su estrategia de ventas y marketing para que funcione; de ​​lo contrario, el software será solo otro directorio común.

 

No saber por qué necesitas un CRM


Al entusiasmarse con el cambio de antiguas hojas de Excel a un CRM que guarda la información útil de su contacto, le permite realizar un seguimiento y los análisis son geniales, pero no suficientes.

Necesita saber por qué usted, como compañía, necesita un CRM y para qué lo utilizará. Piénselo de esta manera: si sabe por qué necesita un CRM (ya sea rastreo, almacenamiento, ventas, lo que sea ...), buscará un software que cumpla con estas expectativas.

Esto finalmente le ahorrará los problemas de terminar comprando un software de administración de relaciones con el cliente que no tiene las características que necesita o tiene tantas que es demasiado complicado de usar.

 

Obtener todas las características a la vez

Esto va junto con el error anterior. Si tiene planeada su estrategia, ya debería saber cómo planea usar el CRM para su beneficio.

Una vez que sepa esto, asegúrese de elegir las características que funcionan bien con el plan que ya tiene en mente. No es necesario que compre todas las funciones que le ofrece un software de CRM, solo las que realmente necesita.

 

No considerar a los usuarios finales

Una vez que obtenga un CRM, los usuarios finales, como el representante de ventas o de marketing, serán los que se muevan a lo largo del software y lo usen más, por lo que deben tenerlos en cuenta y sus necesidades al adoptar este nuevo método. .

Un CRM afectará directamente la forma en que solían trabajar, y para que la transición sea lo más fluida posible, debe involucrarlos en el proceso y asegurarse de que el CRM que está recibiendo realmente se adapte a sus trabajos y a lo que necesitan.

 

Como podría haber dicho, un Software de relación con el cliente es una herramienta poderosa que puede mejorar su negocio en más de una forma, pero solo si se toma el tiempo para comprender completamente cómo funciona y usarlo en consecuencia para cumplir con sus expectativas. De lo contrario, es solo un programa de computadora.